Magnífico final de temporada del director Pablo González
Jueves, 14/06/2018

Tras su reciente éxito con la Orquesta Sinfónica Nacional de México, donde la prensa destacó la “noche de ensueño y embeleso, en la que el director huésped, el español Pablo González, participó de manera determinante con su estilo y carácter enérgico y puntual, pero amable a la vez” (El Universal), el director Pablo González despide la presente temporada con un importantes compromisos en Europa.

A lo largo de este período, Pablo González ha gozado de una apretada agenda al frente de importantes orquestas europeas: The Hallé, Orchestre National de Lille, Orchestra Sinfonica Siciliana, Deutsche Radio Philharmonie Saarbrücken-Kaiserslautern, Tiroler Symphonie  Orchester (Innsbruck), Orchestra della Svizzera Italiana, City of Birmingham Symphony Orchestra, RTV Slovenia Symphony Orchestra y Württembergische Philharmonie, además de orquestas españolas como la Sinfónica de Galicia, la Filarmónica de Málaga y la Orquesta de Valencia.

Este mes de junio, los días 14 y 15, el Auditorio Miguel Delibes de la capital castellanoleonesa recibe de nuevo al director ovetense con un programa íntegramente brahmsiano, con el Concierto para piano nº2 con Javier Perianes y la Sinfonína nº3 junto a la Orquesta Sinfónica de Castilla y León. El día 22, regresa al Auditorio Príncipe Felipe de su ciudad natal con la impactante Trágica de Mahler -su sinfonía nº6-, dirigiendo la suma de las dos principales orquestas asturianas: la Oviedo Filarmonía y la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias. Tras esto, González viaja a Suiza para realizar una nueva grabación discográfica junto a la Basel Sinfonieorchester.

Como colofón a una fantástica temporada, Pablo González realiza una gira junto a la Joven Orquesta Nacional de España, un viaje que partirá desde nuestro país, en el Riojaforum de Logroño, y continuará por Rumanía, con actuaciones en Sinaia y Bucarest, y Alemania, con conciertos en Kassel y el Konzerthaus de Berlín. El programa incluirá música de Turina, Bartók y ‘Don Quixote’, de Strauss, junto al violonchelista Asier Polo.